Nunca me entenderás por mucho que lo intentes.
Porque bajo mi ropa escondo algo que me ha quitado la vida.
No quiero mostrártelo, por miedo a que te vayas.
Pero este es un dolor con el que me enfrento todos los días.
Podría intentar explicarlo, pero de qué sirve.
Diría que estoy siendo dramático, pero esa no es realmente la verdad.
Todos los días un paseo, una sonrisa en mi rostro.
Nunca verás la verdad que escondo, ni un solo rastro.