Genética y autoinflamatorio genético

Sinopsis del estudio: Se han notificado casos de HS tanto familiares (hereditarios) como esporádicos (adquiridos, no hereditarios). Se cree que aproximadamente el 33% de los casos de HS son familiares. Las variantes genéticas de la HS son heterogéneas, con varias mutaciones identificadas en todo el genoma, sin una correlación consistente entre el genotipo y el fenotipo 39-41. Se encontró que un estudio de 53 pacientes chinos con la hipótesis de que tenían HS familiar tenían un fenotipo único que consiste en una mayor prevalencia masculina , enfermedad de aparición más temprana y más grave que afecta a regiones atípicas como el cuello y la espalda 42. Debido a la variación fenotípica en la HS, Canoui-Poitrine et al. intentó desarrollar distintos subtipos de la enfermedad basados ​​en el fenotipo, incluidos los tipos axilar-mamarios, foliculares y glúteos. Sin embargo, los análisis genéticos aún no se han correlacionado con esta técnica de agrupamiento 43. Además, se ha propuesto el fenotipo específico “hidradenitis supurativa fulminans” para describir una presentación específica y severa de la enfermedad 40. La categorización fenotípica ayudará en estudios futuros y determinar una mayor comprensión de las distintas presentaciones y la genética de esta enfermedad.

Algunos casos de HS se asocian con síndromes, como pioderma gangrenoso, acné e hidradenitis supurativa (PASH), relacionados con mutaciones en la proteína prolina-serina-treonina-fosfatasa 1 (PSTPIP1). Este gen participa en la regulación del complejo inflamasoma, una serie de proteínas y vías de señalización que el cuerpo utiliza en respuesta a estímulos que inducen inflamación 44. Otro síndrome similar, artritis piógena, pioderma gangrenoso, acné e hidradenitis supurativa (PAPASH). , también se asocia con mutaciones del gen PSTPIP1 45. De forma similar, el síndrome de sinovitis, acné, pustulosis, hiperostosis y osteítis (SAPHO) se ha asociado con casos de HS. Estas relaciones entre la HS y otras enfermedades autoinflamatorias han reforzado la teoría de que la HS puede ser de naturaleza autoinflamatoria 46.

También hay pruebas que apoyan una relación entre la HS familiar y las mutaciones con pérdida de función en las proteínas γ-secretasa, como la presenilina-1, el potenciador de presenilina-2, la faringe anterior defectuosa 1 y la nicastrina (NCSTN). Estas mutaciones se observaron en variantes de HS que involucran regiones atípicas como los muslos y el tronco 7, 47. La proteasa γ-secretasa juega un papel en la regulación de la vía de señalización canónica de Notch, que es relevante para HS porque Notch funciona en el desarrollo de los folículos pilosos y como inmunomodulador en las respuestas inmunitarias celulares mediadas por células T. Las alteraciones heredadas o adquiridas en la señalización de Notch pueden desempeñar un papel fundamental en la patogenia de la enfermedad de HS 48. Se ha demostrado que el tabaquismo disminuye la actividad de la vía de señalización de Notch, fortaleciendo aún más esta asociación. Es de destacar que tener una de las mutaciones anteriores no garantiza el desarrollo o la progresión de la enfermedad 49.

Además, Xiao et al. analizaron el gen que codifica NCSTN (NCSTN) en una línea celular de queratinocitos humanos y encontraron que las células knockdown de NCSTN exhibían una actividad de γ-secretasa alterada, lo que conducía a una proliferación más rápida y una mayor proporción de células en la fase S del ciclo celular. Este estudio reforzó la teoría de que una deficiencia en el gen NCSTN en formas familiares de HS puede desempeñar un papel en el crecimiento y la proliferación anormales de queratinocitos 50. Curiosamente, Duchatelet et al. descubrió una mutación NCSTN en un paciente con síndrome PASH, interrelacionando hipótesis genéticas y autoinflamatorias de la patogenia de HS 51.

Finalmente, un estudio retrospectivo de Deckers et al. evaluaron las tendencias en la HS de aparición temprana, definida como la aparición de la enfermedad antes de los 13 años. Un historial familiar de HS fue un factor significativo en el diagnóstico de HS de inicio temprano, así como de una enfermedad más extendida. No se informaron diferencias en las comorbilidades en pacientes con enfermedad de inicio temprano en comparación con controles con HS 52 de inicio normal.

Los árbitros que aprobaron este artículo parcial son:

Geoffrey David Cains, Departamento de Dermatología, Universidad de Nueva Gales del Sur, Sydney, Australia

No se revelaron intereses en competencia.

Christopher Sayed, Departamento de Dermatología, Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, Chapel Hill, NC, EUA; Centro de Dermatología y Cáncer de Piel de la UNC, Chapel Hill, NC, EE. UU.

Conflicto de intereses: Christopher Sayed ha ocupado cargos en Abbvie Inc. como orador, miembro de la junta asesora y co-investigador.

Robert Micheletti, Departamento de Dermatología y Departamento de Medicina, Universidad de Pennsylvania, Filadelfia, EE. UU.

No se revelaron intereses en competencia.

Información del artículo

Versión 1. F1000Res. 2017; 6: 1272.

Publicado en línea el 28 de julio de 2017. doi: 10.12688 / f1000research.11337.1

PMCID: PMC5538037

PMID: 28794864

Mallory K Smith, 1 Cynthia L Nicholson, 2 Angela Parks-Miller, 2 e Iltefat H Hamzavia, 2

1 Escuela de Medicina de la Universidad Estatal de Wayne, Detroit, MI, EE. UU.

2 Departamento de Dermatología del Hospital Henry Ford, Detroit, MI, EE. UU.

a Correo electrónico: gro.shfh@1vazmahi

Mallory Smith y Cynthia Nicholson redactaron y escribieron el artículo. Angela Miller contribuyó con su experiencia para la sección “Impacto psicosocial” e Iltefat Hamzavi contribuyó con su experiencia en el manejo de enfermedades. Todos los autores participaron en las revisiones del manuscrito y estuvieron de acuerdo con la presentación final.

Estudio completo: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5538037/